Camisas




La Camisa es una prenda de vestir que usan los hombres para cubrir la parte superior del cuerpo, generalmente como segunda prenda (con una prenda interior debajo) o primera prenda sobre la piel si hace mucho calor

Originalmente la camisa era considerada una ropa interior, por eso se vestía por encima con una chaqueta o chaleco. El los cuadros artísticos pintados en la Edad Media se puede apreciar la camisa por afuera solo en persoans humildes como ser pastores o en presidiarios. A fines del siglo 18, vestir una camisa sin nada arriba era considerada una conducta indecente. Recién en el siglo 19 es cuando alcanza su distinción como ropa elegante y su éxito definitivo es en el siglo 20.

Las camisas de color blanco era usadas originalmente por la aristocracia ya que era extremadamente caro mantenerlas limpias, sin manchas y planchadas. Sin embargo hoy en día ese color sigue siendo símbolo de distinción.

A fines del siglo 19 y gran parte del siglo 20, era habitual cambiar las mangas y los cuellos, que eran las partes que más rápido se ensuciaban, antes de lavar toda la camisa.

Las mangas deben llegar hasta la muñeca con el brazo flexionado, y apenas sobresalir del saco, en la espalda debe llevar “canesú”, que consiste en una costura vertical por la parte posterior de la camisa, necesaria para que la camisa nos quede bien adaptada.

Una camisa de calidad lleva en el cuello unas varillas o refuerzos para que éste se mantenga siempre bien rígido, en Argentina denominamos “ballenitas” a dichos refuerzos. La camisa para vestir corbata nunca debe llevar bolsillo. La camisa que lo lleva es considerada una camisa de trabajo.

Otro toque de distinción consiste en que los botones sean de nacar.

Para finalizar, el puño para vestir elegantemente un traje debe ser el de “doble puño” o también llamada de “puño francés​es”, en el cual se deben utilizar gemelos

Camisa Informal de Hombre

La misma prenda pero diseñada para mujeres se denomina blusa. Término que deriva del idioma fránces blouse.

A fines del siglo 19 y principios del siglo 20 era la vestimenta más usada para trabajar por parte de las mujeres con una falda lisa debajo.

La blusa suele tener muchas más variedades que las camisas de los hombres, pueden no tener ni mangas ni cuellos, pueden ser cerradas o con botones por atrás, pero cuando lleva botones los tienen del lado contrario a las camisas de los hombres, es decir los botones están del lado izquierdo y los ojales del lado derecho.